Saltar al contenido

La NASA demuestra que ir al espacio altera el ADN

10 marzo, 2018

Permanecer en el espacio tiene el poder de alterar el ADN de un individuo y un nuevo experimento de la NASA ha sido capaz de demostrar que el cambio también puede llegar a ser definitivo. En el centro de este importante descubrimiento se encuentran los gemelos Scott y Mark Kelly, ambos astronautas que han afrontado viajes espaciales con tiempos de estancia en el espacio drásticamente diferentes.

Scott Kelly pasó 500 días de su vida en el espacio, 342 de los cuales transcurrieron en la Estación Espacial Internacional, mientras que Mark es astronauta de permiso. Como los dos comparten el mismo ADN, sus misiones han ofrecido a la NASA la oportunidad muy especial de comparar los efectos que la permanencia en el espacio tiene sobre el cuerpo humano, también con respecto a las posibles mutaciones del ADN.

imagen NASA

Lo estudios del ADN por parte de la NASA

El análisis de los telómeros de Scott, mostró cómo se han hecho considerablemente más largos durante el tiempo pasado en el espacio, mientras que su comportamiento normal predice que naturalmente notarán con el envejecimiento del individuo. Sin embargo, se encontró que la mayoría de los telómeros regresaron a los parámetros estándar dentro de las 48 horas posteriores al reingreso en la Tierra, aunque algunos de ellos parecen haber cambiado definitivamente.

imagen ADN NASA

Según la investigación, el 7% de los genes de Scott Kelly han cambiado permanentemente en comparación con los de su gemelo. El análisis se completó en 2017 y el período considerado incluye los dos años siguientes al regreso de Scott a la Tierra. Por esta razón, la mutación se considera definitiva. El propio astronauta se sorprendió al descubrir algo tan inesperado como esto, durante una reciente entrevista que llevó la historia al centro de la atención de los medios de comunicación.

Los resultados del estudio realizado sobre Kelly Twins han sido de fundamentales para entender la reacción del cuerpo humano durante una la estancia prolongada en el espacio y ofrece las bases para considerar todos los riesgos derivados de la primera misión humana en Marte. Este viaje, de hecho, no puede durar menos de 3 años, considerando todas las fases, por lo que es necesario comprender si el cuerpo humano es capaz de soportar tal esfuerzo y cuáles podrían ser las consecuencias a largo plazo.

vía

>>> Si usas Telegram te interesa apuntarte a nuestro Canal de Telegram, con todos los artículos del blog y mucho más.